Nadar en piscinas pequeñas

Es sabido por todos que la natación es uno de los deportes más completos, ya que todos los grupos musculares participan en el ejercicio, pero además, es uno de que producen menos lesiones, ya que el agua hace que el peso de nuestro cuerpo influya menos en los impactos de las articulaciones.

Al ser un deporte de bajo impacto para las articulaciones y principales grupos musculares, es considerado ideal para rehabilitación de lesiones.

persona nadando en piscinaPor tanto, la natación debería ser un ejercicio para que lo practiquen todas las personas que puedan, independientemente de su edad, condición física, e, incluso, para personas con alguna lesión que les impida ejercitarse en otro medio.

Donde se puede nadar

Y sin embargo, nadar es muy complicado por la falta de lugares donde hacerlo. Se puede recurrir a distintos sitios para nadar, pero todos ellos tienen unas complicaciones asociadas importantes:

  1. Piscinas públicas, es difícil encontrar el tiempo, desplazarse desde nuestra casa, y compartir una calle de nado libre con otras personas que pueden nadar a un ritmo diferente que el nuestro, estorbándonos mutuamente. Lo cual, en algunos casos se convertirá en una experiencia nada placentera.
  2. En el mar o en lagos, donde hay una falta de seguridad evidente.

Nuestro país es uno de los lugares donde existen más piscinas de toda Europa, ya que por la climatología muchas personas se animan a instalar una piscina en su jardín o el interior de su casa. Estas piscinas, salgo algunas excepciones, son instalaciones dedicadas al ocio, y no pensadas para poder realizar ejercicio físico para mantener nuestra salud en las mejores condiciones.

La novedad, nadar en piscinas pequeñas

¿Y qué pasaría si pudiéramos aprovechar las piscinas privadas de nuestra casa o la de nuestros amigos, para poder nadar igual (o mejor) que si estuviéramos en una piscina pública?

Para ello, diferentes empresas están desarrollando métodos de nado contracorriente, esto es, sistemas de propulsión de agua para generar una corriente continua de agua dentro de nuestra piscina, que nos permita nadar contra esa corriente sin movernos del sitio, lo que permite que el espacio necesario sea mínimo. Para que nos entendamos, imaginemos una cinta de andar o de correr, pero en el agua.

Sistemas para nadar en piscinas pequeñas

Para poder nadar en una piscina pequeña tendríamos que instalar uno de estos sistemas, que pueden dividirse principalmente en 2 tipos:
A. Sistemas de nado mediante cuerdas o gomas. Mediante unas gomas elásticas que ponemos alrededor de nuestra cintura o piernas, nuestro movimiento al nadar es neutralizado por esas gomas, quedándonos en el mismo sitio. Es un método barato y efectivo, pero tiene varios inconvenientes:
1.No existe sustentación pues no pasa agua por debajo de nuestro cuerpo, por tanto debemos luchar contra la inercia de las gomas y contra la tendencia a hundirse de nuestro cuerpo.

2. Es un método a una única velocidad, no podemos nadar más lento o más rápido, tenemos que ir siempre a la velocidad que nos marca la resistencia de la goma elástica.

3.La técnica con la que nadaremos no será la ideal, ya que, tenemos que equilibrar la falta de sustentación que nos proporciona el medio acuático: Esto lo consigueremos, con una mayor frecuencia de brazada, ya que entre ciclo de brazada se pierde la sustentación, en combinación con una posición forzada de nado en el cuadrante frontal, es decir, con el centro de gravedad desplazado hacia delante, y con un bátido de pies más generoso de lo habitual. En definitiva, vamos a nadar de manera forzada y dependiendo de la fisonomía del nadador y del empeño que se ponga en el ejercicio podríamos llegar a lesionarnos.

 

sistema de nado para piscinas pequeñasB. Sistemas de nado contracorriente con propulsión de agua. En estos sistemas, uno o varios chorros de agua se lanzan desde la pared de la piscina, generando una corriente continua de agua. Si nos colocamos cerca de esa corriente, podremos nadar para permanecer en el mismo sitio, y el agua pasará por debajo de nuestro cuerpo generando la misma sustentación que cuando estamos nadando en una piscina convencional o en el mar. Y todo esto utilizando nuestra propia piscina, que no requiere unas dimensiones más allá de unos 4-5 metros de longitud. Dentro de los sistemas de nado contracorriente con propulsión de agua, podemos encontrar dos sistemas principales:

 

  1. Sistemas de nado contracorriente con jets, En estos sistemas, uno o varios chorros de agua se lanzan desde la pared de la piscina, generando una corriente continua de agua con burbujas tipo “jacuzzi”. Desde un punto de vista de técnica de natación, estos sistemas tienen la desventaja de que al estar el chorro de agua lleno de burbujas provocan una sustentación artificial al nadar. Por otro lado, la tendencia natural es acercarse en la medida de lo posible al chorro para que sea más efectivo el efecto de contrarrestrar la velocidad del nado, esto puede resultar un poco “estresante” ya que, cuando más te acerques al chorro de agua, mayor será el número de burbujas que te golpearán la cara. Además, si estamos pensando en la colocación de espejos en el fondo/laterales de la piscina para la mejora de la técnica, las burbujas nos dificultarán la visión. En cuando a los beneficios de estos sistemas, proporcionan el efecto relajante de los jets tipo “jacuzzi”. Este tipo de sistemas permite la regulación de la velocidad de la corriente por lo que no hay que ser un nadador avanzado para utilizar este sistema, siempre hay una velocidad de corriente que será la adecuada para ti.
  2. Sistemas de nado contracorriente con corriente de agua. En estos sistemas, un equipo colocado en la pared de la piscina, genera una corriente continua de agua libre de burbujas y turbulencias. Este tipo de sistemas son los sistemas ideales para el nado a cualquier tipo de nivel, desde iniciación hasta nadador olímpico. Las ventajas que proporciona para los nadadores es que puedes nadar como en una piscina olímpica en tu propia casa. Las sensaciones de nado para nadadores avanzados con este tipo de sistemas son incluso mejores que en una piscina olímpica, ya que, no hay que preocuparse porque hay una pared enfrente tuya cada 50 metros, o que estas compartiendo la calle con más nadadores. Esto te permite concentrarte exclusivamente en el nado y en las sensaciones que emergen de la natación contracorriente. Al ser el sistema libre de turbulencias y burbujas, la visibilidad es perfecta para la colocación de espejos en el fondo y/o lateral de la piscina. Esto permite una experiencia sin parangón, ya que, nos podremos concentrar en la mejora de la técnica o en el simple hecho de nadar ! Como con este tipo de sistemas rápidamente mejorarás la técnica de nado y por tanto la velocidad, el sistema consta de hasta 100 velocidades diferentes, permitiendo la realización de entrenamientos a diferentes intensidades. Siempre habrá una velocidad de corriente que será la adecuada para ti.

 

En Smartpools nos dedicamos a reinventar tu piscina, es decir, darle un nuevo uso además del uso tradicional recreativo que suele darse sólo durante el verano. Puedes convertir tu piscina en uno de los elementos más atractivos de tu casa, utilizándola para hacer deporte, disfrutar de tu tiempo libre, y mantener tu salud en perfecto estado.

Sistemas de nado contracorriente con corriente de agua